Peleas entre los gatos de la casa. ¿Cómo evitarlas y que hacer?

Es completamente normal que cuando hay mas de un gato en casa, entre ellos, haya pequeñas peleas por el conflicto, la gravedad del caso se encuentra cuando ya son muy frecuentes y las heridas cada vez son mas graves y notorias.



Causas más comunes de pelea:


Territorio:


Más frecuente cuando llega un nuevo gato a casa, puede que el otro intente defender su territorio, es importante que mientras se acostumbran el uno al otro deben de tener sus cosas separadas, comederos, bebederos, camas y hasta juguetes. O por el contrario, no son nuevos conociéndose pero simplemente pelean porque el otro respete lo que es suyo.


Por aparearse:


Si tu michi no esta esterilizado, los cambios hormonales lo alteraran y se pondrá agresivo con otros gatos en especial si es macho. Una razón más para esterilizar a tu michi.


Defensa:


Algo lo perturbo y se siente amenazado, se pondrá agresivo para defenderse, aunque su compañero sea su amigo, quizá en su momento de alteración se peleen.


Como evitar peleas:


-Anticipa las peleas, podrás notar que se miran fijamente el uno al otro, maúllan como forma de advertencia al otro. Aprende a detectar esas señales y evita que se peleen.


-Asegúrate de que tengan alimento y agua suficiente para todos, si es necesario deberás colocar más de un comedero y bebedero para satisfacer a todos los michis en casa.


-Esteriliza a tu gato.


-Provéele de juguetes y promueve el juego para que tu michi libere tensión.


-Cada gato tiene un lugar o escondite donde puede disfrutar de su tiempo a solas, evita que otros gatos lo invadan y que le brinden su propio espacio.


-Usa premios cuando te obedezcan y eviten conductas agresivas.



¿Qué hacer en una pelea?


-No intentes separarlos con tus manos ya que pueden verse involucradas en la pelea y sufrir mordidas y rasguños.


- Distráelos, puedes hacer un ruido fuerte, decir de forma fuerte pero firme un NO, el michi menos dominante aprovechara que el otro se ha distraído para huir.


-Lánzales objetos suaves como una almohada, peluche o cobija, esta ultima puedes lanzarla de forma que cubra a los dos y tengan que separarse para orientarse que esta sucediendo.


-Puedes también usar un spray de agua, un truco bastante bueno en michis que odian el agua, los rocías con el spray y veras que detienen lo que están haciendo.


-NO grites, castigues o los golpees, eso hará que le tome más resentimiento al otro gato y fomenta aun más las peleas.


-Si los has logrado separar deja que cada uno se tranquilice, dales unos minutos y cuando ya se dejen tocar tranquilamente por ti, revisa que no tengan heridas y si es que las tiene analiza la gravedad de estas y si es necesario llévalos al veterinario para una revisión.

1 visualización0 comentarios